¿Quién está obligado a hacer la declaración?

  • Publicado el
  • Publicado en Noticias

La normativa legal sobre el IRPF establece con carácter general, están obligadas a presentar declaración de la Renta todas aquellas personas físicas que, en ese ejercicio, tuvieron su residencia habitual en España, con la excepción de las personas que hayan percibido exclusivamente uno o varios de los siguientes tipos de rentas, con los límites en cada caso señalados:

1. Rendimientos íntegros del trabajo, con los siguientes límites:

  • Con carácter general, el límite está en 22.000 euros brutos anuales, cuando procedan de un único pagador. Este límite también se aplicará si se han percibido de varios pagadores en los siguientes supuestos:
    • Que la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no superen en su conjunto la cantidad de 1.500 euros brutos anuales.
    • Que sus únicos rendimientos del trabajo consistan en pensiones de la Seguridad Social y demás prestaciones pasivas y que la determinación del tipo de retención aplicable se hubiera realizado de acuerdo con el procedimiento especial reglamentariamente establecido. Este procedimiento debe solicitarlo el contribuyente en los meses de enero y febrero con la presentación del modelo 146.
  • El límite se establece en 11.200 euros brutos anuales cuando:
    • Procedan de más de un pagador, siempre que la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, superen la cantidad de 1.500 euros brutos anuales.
    • Se hayan percibido pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos, salvo que estas últimas procedan de los padres por decisión judicial (estas últimas están exentas).
    • Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.
    • El pagador de los rendimientos no esté obligado a retener. Esto ocurre, por ejemplo, con las pensiones procedentes del extranjero.

2. Rendimientos íntegros de capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención o ingreso a cuenta, si conjuntamente no superan la cantidad de 1.600 euros anuales.

3. Rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, con el límite conjunto por los tres conceptos de 1.000 euros brutos anuales.

En ningún caso tendrán que declarar el IRPF los contribuyentes que obtengan exclusivamente rendimientos del trabajo, del capital (mobiliario o inmobiliario), de actividades económicas y ganancias patrimoniales, sometidas o no a retención, cuando la suma de todos ellos no exceda de 1.000 euros brutos anuales y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros. No obstante, deberán presentar declaración aquellos contribuyentes que quieran beneficiarse de la aplicación de las siguientes deducciones o reducciones:

  • Deducción por inversión en vivienda habitual.
  • Deducción por cuenta ahorro-empresa.
  • Deducción por doble imposición internacional.

Si tienes que presentar la declaración de la renta, puedes pedir aquí tu cita previa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies (Leer más)

Aceptar